Es un dicho popular que «los buenos terminan últimos». Y podría decirse que en este mundo hiper competitivo, podría haber algo de verdad en esto. Sin embargo, cuando se trata de comprender por qué algunas personas rechazan constantemente a aquellos que buscan quererlas de manera sana, hay mucho más de lo que se ve a simple vista.

Sí, tal vez esa persona no es tu tipo; tal vez su personalidad o forma de ser no es de tu gusto, pero si este es un patrón consistente para ti y si sólo te atraen aquellos con quienes terminas teniendo relaciones no sanas o persiguiendo imposibles, entonces sigue leyendo para averiguar si alguna de las siguientes razones podría estar detrás de este patrón.

1 – No pueden proporcionarte un dramático sube y baja emocional – Esto puede ser una sorpresa para algunos (o no), pero muchos de nosotros realmente anhelamos el drama en nuestra vida. Puede que esto no sea a un nivel consciente, pero si tú, como yo, has crecido en un hogar donde la incertidumbre, la inestabilidad y la tensión eran parte de tu vida familiar diaria, es probable que identifiques esta forma de relacionarte con el amor.

El amor que te brinda una plataforma tranquila y segura para construir una relación se considera «aburrido», ya que no podemos experimentar el viaje enloquecedor, pero altamente adictivo que las relaciones disfuncionales pueden proporcionar. Esto, por supuesto, tiene un costo. La «diversión» inicial que las relaciones tóxicas traen consigo muy pronto se convierte en un calvario de miedo, ansiedad y sufrimiento.

2 – No necesitan ser rescatados o salvados: Las personas que se han hecho cargo emocional o físicamente de sus figuras paternas en la infancia repiten este patrón relacional en la adultez convirtiéndose en cuidadoras de personas emocionalmente no disponibles o necesitado/as. Vierten obstinadamente su amor y afecto con la esperanza de que recibirán, eventualmente, lo mismo de vuelta. Desafortunadamente, esto rara vez es así, y esas personas sufren terriblemente mientras se agotan tratando de buscar afuera lo que deben aprender a proporcionarse desde dentro.

Si no nos amamos lo suficiente, tendemos a proyectar esta creencia de falta de valía y merecimiento hacia los demás, de ahí que nos resulta difícil creer que alguien podría amarnos simplemente por ser quienes somos.

3 – No necesitas “ganar” su amor: Nuestros padres hicieron lo mejor que pudieron, pero más a menudo que no, carecían de los recursos necesarios para cubrir de manera consistente y completa nuestras necesidades de amor, atención, aceptación y cuidado. Probablemente no sabían cómo satisfacer sus propias necesidades emocionales, ya que esto no fue modelado por sus propios padres, por lo tanto, la herida intergeneracional de rechazo y abandono fue pasada hacia adelante. Esta dinámica creó un ambiente familiar donde nuestros padres no pudieron desarrollar un apego sano con nosotros, condicionando su capacidad de brindar amor y atención plena.

El mensaje implícito que recibimos es: te amaremos  si  (eres lo suficientemente bueno, lo suficientemente inteligente, lo suficientemente obediente, lo suficientemente hermoso, etc.). Este condicionamiento inicial nos hizo creer que para ser amados tenemos que esforzarnos y batallar. En última instancia, esto significa que si alguien se ofrece a amarnos y apreciarnos sólo por ser quienes somos, nos confundimos y luego perdemos interés ya que no hay nada por lo que luchar o esforzarnos.

4 – Inconscientemente crees que no eres suficiente: Este es un ‘favorito’ mío porque fue una dura lección que tuve que aprender cuando inicié el camino de sanar y soltar mi relación tóxica. Si no nos amamos lo suficiente, tendemos a proyectar esta creencia de falta de valía y merecimiento hacia los demás, de ahí que nos resulta difícil creer que alguien podría amarnos solamente por ser quienes somos. Esto crea una especie de profecía autocumplida a través de la cual terminamos rechazando a aquellos que podrían mostrarnos una versión diferente de la realidad y desafiar nuestra creencia base de carencia e insuficiencia.

Este mecanismo también es la base de la atracción hacia hombres emocionalmente no disponibles ya que su comportamiento de rechazo, abandono y desamor refleja y fortalece nuestras creencias fundamentales negativas sobre nosotros mismos.

5 – Tendrás que volver el foco hacia ti:  Elaborando sobre el punto 2, nuestro deseo de salvar y rescatar a otra persona juega un papel importante en mantenernos atascados en relaciones no sanas. Cuanto más trabajas para rescatar a otra persona, menos tiempo y energia tienes que concentrarte en ordenar tu propia vida. Estar con alguien que no necesita que constantemente ayudes y controles su vida te deja libre de dirigir tu atención a las cosas que has tratado de ignorar hasta ahora. La incomodidad puede surgir a medida que los problemas y emociones reprimidos durante mucho tiempo comienzan a salir a la superficie y exigen toda tu atención por primera vez.

En conclusión, no hay nada malo en ti o en esas personas a quienes no hayas atractivas, simplemente es cuestión de observar tus patrones y motivaciones de manera consciente para luego trabajar en tus temas emocionales no resueltos. Allí, en tu interior, y no afuera, es exactamente donde tu sanación emocional debe comenzar.


Escrito por Jo Garner para jogarnercoach.com

Jo es la Fundadora de Relaciones como Espejo. Es autora, coach, oradora y facilitadora del trabajo de desarrollo grupal. Tiene una Maestría en Ciencias en Psicología del Coaching y una Licenciatura en Ciencias Sociales con especialización en Coaching. Es apasionada por apoyar y acompañar a quienes trabajan para crear relaciones más auténticas y satisfactorias ellos mismos y los demás.